viernes, 20 de enero de 2012

¿Etarras sin las manos manchadas de sangre?

Patxi López no se ha olvidado de una de sus propuestas estrella tras el anuncio del fin de la violencia de ETA: la creación de una oficina que reinserte a los presos sin delitos de sangre en la sociedad civil. El lehendakari ha ordenado a Rodolfo Ares que intente convencer al ministro del Interior sobre la conveniencia de esta medida.

Esto es un eufemismo, o peor aún, una tomadura de pelo.
Recordemos el caso de Laura Riera, a quien denominé la etarra catalana. Nunca colocó explosivos, nunca accionó el detonador, nunca apretó el gatillo, pero sin su colaboración desde el ayuntamiento de Terrassa no habrían muerto aquellas personas cuya información proporcionó a la banda.

Y como ella, todos los demás que han ocultado y ayudado a etarras de un modo u otro. Afirmar que no tienen las manos manchadas de sangre es sencillamente miserable, una falacia más de esta gente que, a todas luces, debe favores a los asesinos.

Entre las medidas que Ares expondrá a Jorge Fernández destaca, por encima de todas, el impulso de una oficina a disposición de todos los presos, con penas de tercer grado y sin delitos de sangre, que quieran reinsentarse en la sociedad.

Entre esas otras medidas no estará, “bajo ningún concepto”, la amnistía colectiva. Voces autorizadas del Gobierno Vasco señalan que “en ese aspecto pensamos igual que el Ejecutivo central. Nosotros defendemos analizar caso por caso la situación de los presos y aplicar con mayor flexibilidad la política penitenciaria a aquellos que quieran romper con ETA”.

Para reinsertarse en la sociedad, primero hay que cumplir las condenas a las que se hicieron acreedores con sus actos, no lo olvidemos nunca.
Estamos más que hartos de que se concedan indultos a peces gordos (banqueros y empresarios) y ahora se pretenda lo mismo con cómplices de asesinato.

La ley debe ser igual para todos y por desgracia los políticos no lo captan.

8 comentarios:

  1. Si dejan las armas ¿alguien pensaría que sería así si mas? Ni se le olvida al señor Patxi ni otras cosas que igual ya estaban pactadas a cambio de. Nadie ofrece duros por pesetas.
    Hombre si a todos los presos que han cumplido su condena, tienen una paga del estado y actividades de inserción en la sociedad eso lo hacen con todos.
    Estos una oficina especial para ellos como unos señoritos.
    Total que majos que ya no matan a inocentes y destrozan familias enteras puagggggg.

    ResponderEliminar
  2. Pero es que no sólo no han entregado ni una triste pistola, es que continúan rearmandose con explosivos ahora mismo, Francia ha detenido a tres etarras por este motivo.

    Si el PP actúa igual que el PSOE, no va a durar ni lo que un caramelo a la puerta de un colegio.

    ResponderEliminar
  3. Los votantes del PP no son hooligans futboleros y si después de haber aguantado tantos desmanes del PSOE, su partido los deja con la boca abierta, la cerrarán pronto y dejarán de apoyarlo.

    ResponderEliminar
  4. Periódico, te pido por favor que leas detenidamente mi primer comentario.

    ResponderEliminar
  5. Lo que planteas cae de cajón. El que colabora con asesinos es igual de asesino que ellos o más. Uno aprieta el gatillo o pone la bomba, pero para ello hace falta que le den medios, información, cobijo,... En muchas ocasiones el que dispara o pone la bomba no es más que el más idiota del grupo al que le han puesto la pistola o la bomba en la mano porque los auténticos responsables se escudan detrás para si les pillan decir que ellos nunca mataron.

    ResponderEliminar
  6. Así es, Bucan. Por tanto, tanta insistencia en librarlos no es más que parte de un acuerdo que hicieron en su día.

    Ya no importa cual ante la evidencia de ello, de que los socialistas y los etarras son uña y carne, alegres compinches de fechorías.

    ResponderEliminar

Este blog tiene instalada la moderación de comentarios a causa de trolls cansinos y coñazos que lo toman por la salita de estar de su casa.
Quien tenga una opinión contraria la verá publicada siempre y cuando esté debidamente argumentada.