sábado, 23 de febrero de 2013

¡Hay un violador en mi comunidad de vecinos!

El otro día tuve que ir al ambulatorio después de sufrir un intento de violación en mi escalera.
La verdad es que siempre había pensado que en el supuesto, me sería fácil repeler la agresión, pues no ando falta de recursos y un amigo profesor de kárate y policía me enseñó unos buenos trucos. Pero todo falló al ser el sujeto alguien de confianza, muy cariñoso siempre y divertido, vamos, del que no desconfiaba en absoluto. Además del factor sorpresa, le añadimos su fuerza brutal y la presión que ejerció, imposibilitándome reaccionar. Ni siquiera grité, anonada por el dolor.

Tranquilos, pongo su foto:

La foto es de internet, pero es así, un perdiguero joven como el de la imagen.

¡El joío perro de la vecina de arriba, la "tacones"!
Esa tía va a acabar conmigo, si no en verano, cuando sacude su sábana usada en mi ventana, cegándome con los residuos corporales, ahora lo intenta en invierno con el chucho violador.

Lo llevaba la hija, que no es muy normal precisamente... Cuando entran en el portal le sueltan la correa y lo dejan subir solo. Bajaba yo, cuando me lo encontré en el rellano inferior al mío. Se puso a hacerme zalemas, como siempre. Le dije que "Venga, para arriba, que te esperan", porque a menudo la hija no sube, espera que la madre lo recoja y ella se va.
Pues se ve que siendo yo tan simpática y guapa, me había echado el ojo y ya no se pudo contener. Se aferró a mi pierna y casi me caigo del dolor porque me clavó la pezuña que corresponde a nuestro pulgar, con tal furia que me hizo un par de agujeros sangrantes.
¿Cómo desprenderse de un animal que tienes a la altura de los muslos y que sabes que su cabeza es tan dura que soporta incluso martillazos? Y no me valía "parlamentar" con él porque estaba ciego de pasión.
Retorciéndome de dolor, vi asomar la cabeza de la chica, subiendo tranquilamente. Me vió, obvio, me vió de esa guisa, pero no reaccionó en absoluto y tuve que llamarla, que se apresurase. Cuando llegó a nuestra altura, mirando con su cara bobalicona, lanzó un grito y el chucho me soltó. Me sabe mal hablar de ella porque cuando digo que no es normal es así, de nacimiento. Su madre compró el perro por esto, como terapia y parece que va bien, está más tranquila. Pero señor, después de esto, no creo que el animal esté en buenas manos por la calle.

Sólo acertó a balbucear un "Lo siento" y subió mientras yo cojeaba, con un dolor espantoso, hasta el ambulatorio.
La enfermera llamó a la doctora cuando mostré las heridas. Ambas se alarmaron mucho al saber que había sido un perro. Cuando quedó claro que no me había mordido y que tenía dueño conocido, la enfermera me hizo una cura y me dió material para que lo hiciera yo posteriormente, asegurándome que había tenido mucha suerte. También dijo que si se hinchaba o veía algo anormal, fuera de urgencia inmediatamente.

A la vuelta subí a casa de la vecina. Tardó en abrir -como siempre-, pero esperé imperturbable tres o cuatro minutos. Abrió escondiéndose tras la puerta, con un salto de cama de tirantes finos o algo así... Coño, que eran las siete de la tarde, seguro que no la había despertado y además, con el frío que hace...
Le pregunté si su hija le había contado lo del perro y dijo que no. No me extrañó en absoluto. Se lo expliqué, diciéndole que era para que lo supiese por si pasaba algo porque las heridas no eran simples arañazos. Nada, con una sonrisa de oreja a oreja, me dijo que su perrito "sólo juega"... ¡La madre que la parió! Esta es la misma que me inundó el baño y el lavadero no queriendo cerrar la llave de paso del agua porque tenía puesta la lavadora, que la cerraría cuando terminase. Me pudrió los bajos de las puertas y se desprendió el falso techo de lamas metálicas por el peso del agua acumulada y la tía se quedó tan pancha, hasta que llamé a la Guardia Urbana que subió a conminarle a cerrar el agua. ¡Cómo se puso! Se dedicó a intentar que los vecinos me denunciaran con argumentos harto peregrinos, sin contar con dos factores, que fui informada de ello por los mismos vecinos y que a mí se me respeta y aprecia, algo que ella no puede decir porque es insufrible como vecina.

No me dan miedo los animales, me gustan mucho, pero si esta mujer no razona, acabará teniendo un serio problema con su perro porque es posible que la siguiente víctima del chucho violador no se lo tome igual que yo o que pase una desgracia porque hay un vecino anciano y enfermo que se dedica a subir y bajar lentamente un par de pisos por hacer un poco de ejercicio, ya que no se siente con fuerzas para salir a la calle.

Lamentablemente, personas como esta mujer hay muchas y su fuerza reside en que los demás callan por no tener problemas, sin darse cuenta de que a la larga puede surgir uno de muy gordo que afecte a cualquiera de los que usan la táctica del avestruz. ¿No querías problemas? Pues toma, cuatro, uno detrás de otro.

____________________________________________________

Toma, problemas. Lo he dicho y aquí están.
Esta mañana, al subir a casa, había dos mujeres llamando al timbre de mi puerta. Les he dado los buenos días y preguntado qué querían. En ningún momento he sacado la llave ni, por supuesto, he abierto la puerta, porque se veían bastante alteradas, aunque una de ellas se ha mostrado más amable al decirles que soy sorda, pero la otra iba muy lanzada, con el móvil en la mano, consultándolo y gruñendo no sé qué.

Me ha costado bastante entender qué querían realmente porque no se aclaraban ni entre ellas, discutiendo a toda pastilla.
Finalmente ha quedado claro que pretenden alquilar el piso debajo del mío, y resulta que han encontrado su baño dañado por filtración de agua, conque venían a preguntar si tengo escapes.
¡La caraba! No, yo no los tengo, fue "la tacones" quien me inundó en su día como cuento arriba, y se ve que de mi piso pasó al inferior. De ello hace dos años, pero ese piso ha sido ocupado sucesivamente por inmigrantes en plan "piso patera", conque ninguno se quejó del estado del baño, hasta que han llegado estas autóctonas y han querido aclararlo para que no les den gato por liebre.

Ha abierto la puerta mi vecina de enfrente, actual presidenta de la comunidad, a la cual les he remitido en principio, cuando me liaban con los pisos, y ha corroborado lo que pasó, ya que no sólo me ayudó dándome revistas con las que absorber un poco el agua, ya que tuve que vaciar el armario de toallas limpias para hacer un dique e impedir que el agua entrase en el comedor, sino que ella misma llamó a la Guardia Urbana para que ordenasen a "la tacones" cerrar la llave de paso.
Nunca lo olvidaré, toda una noche y medio día cayendo agua de arriba en un diluvio infernal, la tía no abría la puerta. Mi hijo se quedó la noche en vela, atento a oír los tacones en la escalera. Por la mañana la pilló, se lo dijo y sí, cortó el agua, ¡pero sólo un rato porque la burra puso su lavadora y el diluvio volvió a producirse!

Ahora, dos años y medio después, pueden exigirme daños por algo que cometió esa fulana, a no ser que pueda demostrarlo. Ignoro si los agentes de la Urbana lo hicieron constar, quiero creer que sí, ya que me pidieron el DNI, pero a mí no me dieron ningún documento para que lo firmara.
Resulta exasperante darte cuenta de que debes exigir hasta por lo más nimio, sin confiar nunca en nadie. Piensas que todo está claro y resulta que no, que se trabaja mal, muy mal.


18 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Lo siento. Soy muy guasona, quienes me conocen lo saben de sobra, por esto la introducción es breve, para no alarmar, enseguida se ve al perro, quedando claro que el terrible violador es un chucho salido como todos.
      Mis padres tuvieron dos pointers y también lo hacían, pero nunca con la furia de este que me causó heridas de consideración.
      Perdona, Atonau.

      Eliminar
  2. Una anecdota o algo mas grabe. Guarda el recibo del médico por si acaso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué recibo? La SS no da nada por escrito, si lo necesitas tienes que "asustarles" o dejarlos claramente en evidencia como hice el otro día con la doctora que, al quejarme de que los dolores por todo el cuerpo en forma de fuertes pinchazos eran cada vez más seguidos, declaró muy ufana que se debía a uno de los medicamentos que me había recetado, que lo cambiaríamos... Se puso colorada como un tomate cuando le dije que no me había tomado ni una sola pastilla porque todavía no lo tenía.

      No parece infectado, evoluciona bien y desgraciadamente ya tengo experiencia en ello, que mi cuerpo ha pasado de "mapa de carreteras" a mapa de cráteres volcánicos...

      Eliminar
  3. Un poco tragicómica la situación y la forma en que lo relatas.
    Si el perro es tan "efusivo" no deberían soltarlo hasta que entre en su casa. Tampoco les cuesta tanto.
    Lo más cómico que me ha pasado con un perro, un dalmata, que no deben ser muy listos y este me lo demostró, es que se creyó que yo era un árbol, por lo visto, levantó la pata y para cuando me dí cuenta me había mojado el pantalón. No daba crédito y sigo sin darselo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues espera, que estoy editando la entrada, ha ocurrido hoy algo alucinante en relación con esta vecina insoportable.

      ¡Ja ja ja! lo del dálmata es gracioso si le quitamos lo desagradable de encontrarse rociada de pis.

      Eliminar
    2. ¡Vaya lío con la fuga de agua! No es extraño que pasen ese tipo de cosas. Me refiero a las fugas y demás. Tener que acudir a la policía lo encuentro exagerado pero si la vecina no se hace cargo de lo que pasa a su alrededor, ¡qué paciencia!

      Normalmente son los seguros los que se suelen hacer cargo de este tipo de accidentes. No sé cómo lo habríais solucionado. Me temo que ella no se hizo cargo de los desperfectos en tu piso….Si se hizo cargo el seguro es posible que guarde el parte de incidencias o como quieran llamarlo.

      Estamos como los políticos: no vas a tener que demostrar que eres inocente, digo yo.

      Eliminar
    3. Hablo de, desde las dos de la madrugada hasta las dos de la tarde, conque echa cuentas del agua que cayó durante 12 horas.
      Antes de que la vecina de enfrente llamara a la policía subí yo, que antes había hablado con mi hijo, y fue cuando me dijo que tenía puesta la lavadora y cortaría el agua cuando terminara, conque mira tú si es exagerado...

      Sí, ella tiene seguro -yo no-, vino un tipo a echar un vistazo, dijo que volvería otro día... y nunca más supe de él.
      Tuve que pagar yo para que pintasen el lavadero porque la pintura se había bufado y saltado; mi hijo colocó las lamas del techo, pero los bajos de las puertas quedaron arruinados. Y eran nuevas, de calidad.

      No quise volver a subir, es una impresentable y me dejó anonadada. Veremos qué pasa ahora.

      Eliminar
  4. Los perros no pueden ir sueltos, han de ir sujetos con la correa y han de llevar el bozal puesto, es lo que exige la ley y que una inmnesa mayoría de propietarios de perros no cumple, la irresponsabilidad de mucha gente está a la orden del día a parte de otras molestias que generan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fdelga, aquí no es obligatorio que lleven bozal. Ahora es obligatorio llevarlos atados. Hace no mucho había una zona en la que se les podía soltar y ya lo han prohibido también. En general la gente lo cumple por la cuenta que nos trae (se ceban a multas).
      Lo del bozal sería de agradecer con según qué perros.

      Eliminar
    2. Diariamente veo perros de todas las razas, algunas de las consideradas peligrosas, y te aseguro, Fdelga, que ninguno lleva bozal.
      Las normativas no se cumplen porque nadie obliga a ello, mirar para otro lado es el deporte habitual.

      Eliminar
    3. Pues yo por lo que percibo veo que una inmensa mayoría de la gente no cumple con la normativa y no sólo en este aspecto, en otros como la suciedad en las calles(parques incluidos) y las molestias que crean en muchos inmuebles, por eso no creo que ceben a multas a los propietarios que incumplen las normas, ojalá fuera así, la situación mejoraría notablemente.

      Eliminar
  5. Ya se ve que es una suerte de epidemia. El mío hace lo mismo, en cuanto se coge la confianza se engancha a la pierna de turno. Y anda que no es pesado el muy...

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, son pesados por eso, claro, pero es que este me ha causado serias heridas.

      Saludos.

      Eliminar
  6. Dependiendo del tipo de lesión y de la importancia que tú le des podía ser denunciable, aunque no te haya mordido, no se, eso depende de tí(tratándose de una vecina es obvio que es complicado decidirse), pero está claro que la dueña ha de evitar que se repita dicha situación porque puede acarrear muchos problemas a ambas partes. Por lo demás espero que te recuperes cuanto antes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo que es complicado, si lo hago me va a hacer mil perrerías a través de la ventana, ella está arriba y yo abajo, puede echarme a perder la ropa con lejía...

      Gracias, lo cierto es que ando débil, y tanta perdida de sangre y "tortillas" de pastillas, ya no sé si me levanto o me acuesto, ¡buf!

      Eliminar
  7. He leído que unos individuos quieren llevar al papa a La Haya por supuesto encubrimiento de casos de acosos sexuales.

    Tú podría aprovechar para llevar también a tu vecina a La Haya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A donde llevaría yo a mi vecina, mejor no lo digo...

      Eliminar

Este blog tiene instalada la moderación de comentarios a causa de trolls cansinos y coñazos que lo toman por la salita de estar de su casa.
Quien tenga una opinión contraria la verá publicada siempre y cuando esté debidamente argumentada.