sábado, 4 de junio de 2011

Guarros de la Puerta de Sol: fumando en el polvorín


Se masca la tragedia. Lo vengo diciendo hace días. Son demasiado guarros para seguir amontonados tanto tiempo.
Los servicios de inspección han detectado gran número de ratas y chinches, atraídas por la basura y los alimentos permanentemente expuestos. El documento fue remitido ayer a la Delegación del Gobierno.
Las cloacas están obturadas por tirar en ellas la basura y las aguas fecales alcanzan el nivel de la calle.

Lonas, toldos, telas, plásticos, ropas, colchones, esterillas, bombonas, cocinas, frigorificos, ordenadores... Instalaciones eléctricas cutres como la de la imagen. Y las ratas, ávidas de roer cables. Una sola chispa puede provocar una tragedia dantesca en el centro de Madrid, de proporciones inimaginables.

Aparte de que los visitantes que se solidarizan tontamente y los curiosos que van a mirar como quien va al ZOO se lleven a casa alguna o varias enfermedades -no olvidemos que esos reparten la comida que los tontos les dan-, pueden también arder como teas en cualquier momento.

En la plaza Cataluña de Barcelona se hizo una limpieza a la fuerza y como los Guarros se negarón, hubo palos. Todas las amebas indignándose porque "se había ejercido violencia sobre gente pacífica"... Ya, ya, tan pacífica que más de 40 Mossos resultaron heridos. Igual es que se pegaron entre ellos sin darse cuenta...

Por favor, ¿todavía hay ciegos que piensen que una manada de guarros inconscientes y agresivos van a cambiar la sociedad para mejor? Sorprende la nula capacidad de raciocinio de muchos, ese dejarse llevar tontamente sin analizar nada, sin una brizna de sentido común.

Y las autoridades son unas monas mariconas por permitirlo. Sabemos que les convino para las elecciones, para desviar la atención, porque los Guarros son de los suyos, pero ahora no saben como quitárselos de encima y tienen miedo de parecer represores, poniendo en peligro a miles de ciudadanos, viviendas y comercios.
__________________________________________

06/06/2011


El sistema asambleario ha pasado de ser una solución a ser un problema. No se puede alcanzar un consenso si una sola persona genera un disenso, o lo que es lo mismo, si vota en contra de una propuesta que apoya la mayoría. Por eso durante las últimas tres noches no se ha logrado salir del debate de si se van o se quedan o si reducen o no el campamento. A ello se suma que durante una jornada normal se celebran de media unos veinticinco actos «oficiales» entre asambleas, subasambleas, comisiones, subcomisiones, grupos y subgrupos de trabajo, etc. Es decir que la burocratización ha desbordado a aquellos que implantaron un sistema supuestamente idílico y que ahora se ha vuelto en contra de sus propios intereses.

Pese a ir en contra del sistema político y social actual, su método ha incurrido en los mismos errores que denunciaron sobre él al principio de las protestas: un exceso de burocracia, acusaciones entre comisiones, división interna, un «bipartidismo» que se refleja en la batalla sobre quedarse o no en la puerta del Sol, cierto maniqueismo a la hora de definir los problemas que les afectan, un sentimiento de jerarquización creciente entre las clases de acampados que allí conviven —los que trabajan y los que no, los indigentes, los inmigrantes, etc.—. Incluso algunos, que protestan fervientemente contra la propiedad privada, se jactan de tener ahora un «chalé» en un espacio público como es la Puerta del Sol.



10 comentarios:

  1. Si cada grupo que quisiera reivindicar algo se dedicara a aposentarse en plazas públicas y a generar chabolismo cutre y sucio, acabaríamos como en la Edad Media.

    ResponderEliminar
  2. Si es que es lo que pretenden, Bucan.

    Mira como los Guarros son igual que los musulmanes, usan Internet, móviles, frigorificos -robando la electricidad, por supuesto-, pero por lo demás, hacinados bajo lonas, remojándose en las fuentes públicas, pidiendo a los tontos para subsistir y generando plagas y enfermedades.

    ResponderEliminar
  3. Me asombras.
    Estooo... los libros que tenías que traerme... mejor olvídalo... Es que ya me empieza a picar todo.

    ResponderEliminar
  4. No es para picarse, son divergencias políticas. Vemos la situación de forma diferente. Por supuesto que el campamento es criticable, como todo. ¿Pero cual es la alternativa? ¿resignarse a ser una generación perdida?¿Acaso rebelarse...tomar las armas contra un pielago de calamidades? ¿El suicidio?
    El campamento es una opción si quieres naïf, pero de momento la mas sensata.

    ResponderEliminar
  5. Ya sé que tú y yo siempre hemos tenido opiniones distintas, pero que digas que los campamentos es la opción más SENSATA me deja dudando muy seriamente de tu capacidad mental; vamos, que o tú o yo, uno de los dos, está turulato perdido.

    Si no eres capaz de comprender que allí sólo hay suciedad, ratas, chinches, y alto peligro de tragedia dantesca, qué quieres que te diga, muy normal no me pareces.

    Intenta dejar a un lado el hecho de protestar, centráte en el como y donde y tal vez entonces lo entiendas. ¿O te crees que yo no quiero cambios?
    Porque si nos paramos a pensar, da la impresión de que tú quieres cambios y yo me niego a ellos, y no es así, no.
    Yo lo que digo es que los acampados no pretenden cambios, que en realidad han boicoteado a los que sí, ¿tan dificil es entenderlo?
    LOS GUARROS ESTÁN BOICOTEANDO LA PROTESTA, ellos no son el movimiento, SE LO HAN CARGADO.

    ResponderEliminar
  6. Pero bueno, seamos serios durante los próximos 5 segundos:
    1. ¿Hay alguien en su sano uicio que sostenga que España va bien y no hacen falta cambios de ningún tipo?
    2. ¿Hay alguien que se crea que por acamparse en un lugar y hacer una versión de protestas "Gandhi s.XXI" se va a lograr algo positivo, en la España del s. XXI que nos ha tocado?
    Para lograr cambios hacen falta una serie de cosas que esto señores no ofrecen, como por ejemplo:

    a) Capacidad de manejar situaciones con más dedos de frente que un niño de tres años que se enrabieta y dice que ya no come la comida.
    b) Conjunto de ideas (eso sí tienen) realistas (esa parte ya empieza a cojear) y bien articuladas que se planteen de forma oficial mediante firmas, partido político o lo que sea.
    c) Mi favorita, que nadie se da cuenta: MÍNIMAS EXIGENCIAS. La gente está hasta el alma de que le prohiban beber, fumar, correr con el coche y demás cosas. Mientras tengas un panfleto más largo que la biblia en verso, nadie va a querer saber nada de ti. Las reformas que la gente firmaría son breves y apenas tienen prohibiciones. Y estos señores se han tirado días y días debatiendo hasta la miseria más tonta para llegar a la conclusión de que... ¿hace falta una reforma de la ley electoral, otra del código penal, y otra de la constitución? (Por ejemplo) Ya lo sabíamos todos. Ya lo sabemos todos los ciudadanos que hace falta que los votos valgan lo mismo, que el senado es una cámara para vagos y maleantes, y que la casta política está corrupta. Ahora bien, si me van a sustituir la mierda que tengo ahora por otra similar, pues me quedo con lo que ya tengo. No se trata de tratar todos los temas, ni de hacer la reforma del siglo. Se trata de cambiar aquellos puntales que ya no soportan ni una pluma más por algo que tenga aspecto de funcionar, y que sea flexible para abordar las necesidades (que no necedades) que irán surgiendo.
    Pero de ahí a acamparse y a hacer el oso bravo... ¿O es que todavía nadie se ha dado cuenta de que este gobierno no va a dejar la poltrona ni a jurar? ¿Que da igual que se les monte una cacerolada en la plaza, que ellos siguen como si nada? ¿Realmente alguien piensa que cuatro chinches, dos ratas y un montón de humanos apelotonados van a conseguir que estos señores les oigan y decidan cambiar por el bien de la sociedad?
    Venga, un poquito de seriedad, que ninguno nos chupamos el dedo ya. Estas cosas están muy bien, pero ya hemos visto que lo que en Islandia funcionó, aquí no sirve más que para echarnos unas risas. A ver si espabilamos, que somos todos mayorcitos como para andar pensando que cuatro hippies van a cambiar el mundo. El movimiento murió en los setenta, una pena y tal, pero es lo que hay. Los que quedamos de aquella época ya sabemos que fumar porros es diver pero malo, y que la política no se combate con buenas intenciones, sino con proyectos presentados de forma pública y OFICIAL. Y por favor, no mirando con lupa aspectos idiotas. Yo votaré a aquel partido que diga simplemente cosas como:
    - Cambio de la ley electoral: los votos valen por igual.
    - Cambio de sindicatos: a partir de ahora todos se financiarán con el dinero de sus afiliados.
    - Cambio político: los políticos dejarán de cobrar jubilaciones millonarias y tendrán jubilaciones normales.
    Para eso no hace falta un grupo de personas acampadas, para eso hace falta un nº de firmas y llevarlo al congreso, hostias. O un partido político. Pero no un grupo de tipos debatiendo y haciendo el ganso.

    ResponderEliminar
  7. Más claro no lo puedes explicar, Rackham, lo que no me cabe en la cabeza es que haya quien no lo entienda.

    Pensar que tribus de apaches vayan a conseguir que en el Parlamento les escuchen, cuando no se escuchan ni ellos mismos, que hacen asambleas hasta para ir a mear, es de risa.
    ¿Nadie ve que son exactamente lo mismo que critican, pero sin ducharse y sin chófer?

    ResponderEliminar
  8. Los guarros de la Puerta del Sol muestran su verdadera cara en el siguiente vídeo, en el que se les ve abucheando y llamando "fascistas" a un grupo de cristianos: http://www.youtube.com/all_comments?v=if4UNQ8_g5I

    Me pregunto cuál habría sido su reacción si en vez de cristianos hubiese sido un grupo de musulmanes con el culo en alto.

    ResponderEliminar
  9. Son purria, Fernberg. Sucios folladores hasta con sus perros fámelicos.
    Simples animales.

    ResponderEliminar

Este blog tiene instalada la moderación de comentarios a causa de trolls cansinos y coñazos que lo toman por la salita de estar de su casa.
Quien tenga una opinión contraria la verá publicada siempre y cuando esté debidamente argumentada.