domingo, 12 de febrero de 2012

Cosas de domingo. 12 febrero 2012

El sábado estuvieron mi hija y mi yerno en casa, celebrando mi cumpleaños.
Junto con mi hijo, pasamos una agradable y amena velada. Como siempre, me pasé con la manduca y se llevaron una bolsa de comida.
Soy de esas personas que al tener por costumbre comer poco, piensa que los demás se atracan y claro, no encuentro el punto medio, temerosa de que se queden con hambre, ¡uf!

Después de los postres saqué fotos del año de la pera, muy socorrido, pero seguro en esta ocasión porque mi yerno no las había visto nunca y se entusiasmó, además de que mis hijos no sabían quienes eran algunos de los familiares o no los habían visto tan jóvenes.

A continuación pongo unas pocas para compartirlas con mis amigos.



Aquí menda lerenda, dentro de un gramófono con tres meses.
Es que eso de meterme en el sitio más insospechado me viene de lejos, muuuy leeejos, ¡juas! Una vez me metí en la conejera, huyendo de mi padre que tenía que ponerme una inyección.
Santa paciencia que tenía, parlamentamos durante horas, je je je...

La foto está mutilada por chaladuras de mi santa madre, que odiaba a su suegra, la que en esa foto me ofrecía unas florecitas. Ainsss...



Mi abuelo materno en la guerra de África.
Luego le tocó volver, después de la guerra civil española, porque lo dijo Franco.
No sólo él se pasó un tercio de su vida en África, también el resto de los hombres de mi familia materna, por mucho sorteo que fuera lo de la mili, todos para allá.
Acabé empachada de cojines moros, bolsos moros, monederos moros, babuchas moras...





Quince años tiene mi amor
Le gusta tanto bailar el rock

Es una chiquilla tan divina y colosal
Tiene una mirada que nadie puede aguantar...

Lo de bailar el rock va a ser que no, pero la mirada no me la aguantaba nadie con 15 añitos, ¡juas!



En una de las innumerables celebraciones a las que acudíamos con asiduidad por la profesión de mi padre, al cual invitaba hasta el lucero del alba, sin que nosotros conociéramos a nadie ni ellos a nosotros.
Aquí debía tener 16 años, con mis padres y hermanos.



En la urbanización del chalet familiar.
Cada año organizaba un grupo con un disfraz temático. Esta foto corresponde a 'El Mago de Oz'.
Soy la bruja, mi hija es Dorothy y mi hijo, el valiente soldadito a lomos de un caballo blanco.

Todos los disfraces los confeccioné yo, del primero al último. ¡Disfruto como una enana!



Detalle del caballo. Soy una artista del porexpan...
No pude ponerle las piernas del soldadito por falta material de tiempo, casí no dormí al hacerlo todo yo sola.


Pinchar para agrandar

Al año siguiente fue un dragón cuya cabeza manejaba yo, haciéndolo bailar sin descanso.
El resto iba de diablos, cantando una canción que escribí para ello.
En la foto sólo se ven a dos de los más pequeños, pero detrás iba el resto, cantando a pleno pulmón.
Por supuesto, soy la progenitora del dragón y de las ropas diablescas. ¡Como me divertía!

Casi a las dos de la madrugada se fueron los chicos, mi hijo con ellos, cargado como un burro porque se llevó el portátil, la videoconsola, los mandos, los juegos... Esperanzada, le pregunté a mi hija "¿Te lo vas a quedar dos o tres semanas?"... Sin saber de qué iba la cosa, me dijo que sí, claro, pero ¿por qué? "¡Para poder limpiar sin que se moleste porque paso delante de la tele!".
Joer, es que cuando venía la inútil a hacer ver que limpiaba, el chaval no se quejaba, pero si soy yo, la cosa cambia. Cría cuervos... aunque sean adorables :)

Luego va y sale con un abrigo corto gris, de grandes solapas que pulula por mi armario desde hace años, se pone el sombrero borsalino que le compré hace unos meses, se va a mi estudio, abre un cajón y empuña las pistolas, poniéndose a hacer el ganso, amenazándonos a todos.
, esto lo arreglo yo al instante cogiéndo la cámara de fotos, ¡juaaas! Se apresuró a tirar las pistolas en el sofá. "¿No pensarías poner mi foto en tu blog?" "Sí, corazón"... ¡juas juas juas!

En fin, que nos lo pasmos pipa todos con unas cosas y otras porque antes de las fotos estuvimos viendo un debate sobre la des-Memoria Histórica, con el infumable de Jordi González de presentador, el sabandija de Nacho Escolar, digno hijo de su padre Arsénio, la albóndiga con ojos de María Antonia Iglesias, etc... 
Mi hija es progre y lo debatimos ambas, pero tuvo que aceptar mis razonamientos, no supo rebatirlos de ninguna manera.
Al menos ella lo admite porque su hermano se sube por las paredes, que no y que no, sin un sólo argumento que aportar, que no porque lo dice él. Ainsss.
Tal vez me pasé un pelín al criarlo como un bravo guerrero, je je je...

En definitiva, fue una velada estupenda y yo la mar de feliz.

25 comentarios:

  1. A mí no me incomoda el paso del tiempo en absoluto, Periódico, cada edad tiene su encanto.
    Ya sabes que igual pongo mis fotos actuales y me siento tan orgullosa de ellas como de las que era adolescente.

    En cuanto a donde nos lleva, pues está claro, el nacimiento lleva a la muerte; es algo inevitable y no hay por qué angustiarse, sino tomarlo como lo más normal del mundo, sin darle importancia.

    ResponderEliminar
  2. Me has dejado asombrado por todo. De verdad tenias 16 años en esta foto? Pero si eras una MUJER bellisima!!
    Y de los disfraces no se que decir, el caballo y el dragón son obras de arte sin discusión y todo, todo. Todo lo hiciste tu, no compraste nada hecho, ni un sombrero?
    Si es asi me descubro.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el piropo, Tino, pero sí, no podía tener más de 16 por ciertos detalles importantes que no vienen a cuento.

    Modelar y esculpir se me da mucho mejor que pintar y dibujar, a pesar de que lo primero no me lo enseñaron y lo segundo sí, je je je...

    Bien, el sombrero del espantapájaros era mío, lo único que no confeccioné. Todo lo demás sí, incluso los ros de los soldados.

    Es fácil si sabes, si tienes maña y sentido artístico.
    Aparte de esto sé coser y bordar, así que salto de una cosa a otra sin dificultad.

    El vestido del hada, por ejemplo, no es más que uno corto de su madre, blanco. Me limité a hacerle una falda con... con ese material de embalaje, je je je...
    Los del resto son de papel, o bien tela de carnaval -las guerreras de los soldados-.

    Los rizos de la melena del león y las crines del caballo son tiras de papel de crespón pasadas por el filo de unas tijeras para que se ricen.

    En cuanto al dragón, es el que más trabajo me dió para conseguir esa enorme boca abierta, llena de dientes y colmillos, colocados uno a uno.
    ¿Sabes qué es la lengua? Unas hojas de Apidistra, pegadas una encima de otra hasta darles consistencia y grosor y pintadas a continuación de rojo.
    Uso lo que tengo alrededor y me puede servir ;D

    ResponderEliminar
  4. Para el payaso de 'El vecino':

    Me da que está usted royéndose las uñas hasta el codo de envidia, mariquita, ¡anda que no se nota!

    ¡Qué patético!

    ResponderEliminar
  5. Como nos hace cambiar el paso del tiempo, hay que acatarlo y llevarlo de la mejor forma posible.

    ResponderEliminar
  6. Buena velada con la familia me alegro que lo pasarais tan bien.
    Me han encantado las fotos, la tuya de jovencita preciosa chica que cara mas bonita, me gusta mucho ver fotos, siempre que voy a casa de amigos sacamos los albunes y videos si los hay me lo paso pipa con esas cosas.
    Bueno que decir la que estás metida en el gramofono graciosisima.
    Veo que eres una manitas buenos disfraces si señora, a mi niño de pequeño le hacía los disfraces yo también y los nuestros jeje que siempre nos ha gustado disfrazarnos a todos en casa.
    En las jornadas medievales que se disfraza toda la ciudad he disfrutado como una enana haciendo trajes para nosotros y para gente de fuera por encargo.
    Impresionada con el trabajo que hiciste al hacer el caballo, yo de eso ni idea.
    Bonitos recuerdos si señora.

    ResponderEliminar
  7. Así es, Fdelga. Nunca se me ocurriría hacerme una operación estética, mira cuantas risas provocan De la Vega, Pataky, Izaguirre y todos esos.

    ResponderEliminar
  8. A ver esas fotos medievales, que no quiero perdérmelas :)

    Por cierto, el dragón me dió más trabajo por la gran cabeza y darle una apariencia terrible con las fauces abiertas, pero como no existen dragones, tenía libertad en su elaboración, ahora sí, el caballo había de ser perfecto y creo que lo conseguí.
    Si hubiese tenido más tiempo habría redondeado las facciones limando los bordes, pero bueno, me doy por satisfecha.

    ResponderEliminar
  9. Me llevara rato encontrar las fotos porque no tengo ninguna en papel o pocas lo miraré, en cd algunas, y mi madre que tiene otras pocas, pero muerde si le cojo alguna si me ve jejejeje. Ya buscaré alguna, y así encuentro el dc book de los modelos de trajes que ni se en que tarrina estará.
    Este año no coso ninguno, voy alquilar los mios.

    ResponderEliminar
  10. Me ha dejado impresionado también tu habilidad para hacer disfraces y cosas así. Menudo trabajo te dabas. Lo curioso es que son escenas que parecen hechas para Internet, esas fotos extravagantes que circulan como memes entre unos y otros, no son fotos convencionales de familia posando como palos. El caballo y el dragón son dos grandes obras. Y los disfraces muy imaginativas.

    ResponderEliminar
  11. Sí, mucho trabajo, pero también mucho disfrute, Bucan, me lo pasaba estupendamente.
    Por fortuna en el chalet hay espacio de sobra para trabajar, mi taller era muy cómodo.

    Por cierto, si sabes de alguien que requiera mis servicios, enviámelo ;D

    ResponderEliminar
  12. ¿Esa bella jovencita de la foto eres tú, Teresa?

    ResponderEliminar
  13. Lo de la Teresa de la Vega hay que reconocer que su apariencia la ha rejuvenecido, pero claro al mismo tiempo es contrario a la propia naturaleza ya que su aspecto ha cambiado en relación a su apariencia de hace poco tiempo, lo cual es chocante y al mismo tiempo creo que ridículo. Pero claro si se siente mejor así, si eso le compensa auque en realidad siga envejeciendo, allá cada cual, es engañarse uno mism@.

    ResponderEliminar
  14. El problema está también Leona en que en esta sociedad la imagen cuenta demasiado, aunque sea una imagen superficial, se prima más la imagen que la persona en muchas situaciones y eso no es nada bueno, conlleva incluso a que muchas personas tomen decisiones en contra de su propia voluntad.

    ResponderEliminar
  15. Así es, Fernberg.
    Gracias por el piropo :)

    ResponderEliminar
  16. Cierto, Fdelga, si se sienten más a gusto rejuveneciendo, allá ellos, pero acaban siendo una caricatura de sí mismos.

    Mira a la Duquesa de Alba, ni todos sus millones han conseguido que tenga apariencia humana, me recuerda a la serie 'La Bella y la Bestia', no la del cuento, sino otra de misterio, hace unos años.
    Julio Iglesias otro que tal. Carmen Lomana... Todos.

    Mucho embellecer el envoltorio, pero dentro está vacío.

    ResponderEliminar
  17. Es que el hecho de modificar la genética de los tejidos de la piel creo que es algo contraproducente, altera un proceso biológico que es natural.

    ResponderEliminar
  18. Así es, Fdelga, el envejecimiento sigue su curso, pero en el rostro se ha cortado, así que el resultado con el paso de los años acaba siendo poco menos que monstruoso.

    ResponderEliminar
  19. "En una de las innumerables celebraciones a las que acudíamos con asiduidad por la profesión de mi padre, al cual invitaba hasta el lucero del alba, sin que nosotros conociéramos a nadie ni ellos a nosotros."
    ¿Era espia tu padre, o agente de la CIA en España? ¡Sin acritud !
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  20. Viendo tu avatar y que tu blog carece de contenido, además de que has venido exclusivamente pera defender a ANITA, ese "sin acritud" no me lo creo en absoluto.

    No, mi padre sólo era farmacéutico.
    Eso sí, muy querido por todos, con incontables amigos, incluso los clientes nos invitaban por su gran humanidad y simpátia, siempre dispuesto a ayudar a todos.

    Fue un gran hombre dentro de su sencillez.

    ResponderEliminar
  21. Pues cabréate con el troll, joder, que yo no tengo la culpa.
    Se ha metido en varias entradas loándote y llamándonos de todo a los demás.

    ResponderEliminar
  22. Precisamente me estoy cabreando con el troll, mea culpa no ser mas clara.

    ResponderEliminar
  23. Je je je... Tranquila.

    Te estoy respondiendo al correo, se va a enterar el troll y toda la chusma ;D

    ResponderEliminar

Este blog tiene instalada la moderación de comentarios a causa de trolls cansinos y coñazos que lo toman por la salita de estar de su casa.
Quien tenga una opinión contraria la verá publicada siempre y cuando esté debidamente argumentada.